Buenas a todos, hoy vengo contento. Estoy muy feliz de poderos aportar un artículo en el que se reflejan perfectamente todos mis pensamientos hacia la pirámide alimenticia estandar.

¿Cual es esta pirámide?
La pirámide alimenticia es una forma de alimentación que se aprobó como “la más buena” y “correcta” para el ser humano.
Seguro que en el colegio habéis visto este dibujo:

Piramide-alimenticia
Según este esquema una dieta saludable estaría compuesta por un 55/60% de hidratos de carbono, 30% de proteína y 10% de grasas.

Aquí es donde discrepo en esa dieta y por ello proporcioné la dieta de LA ZONA que considero más estable y sana que la dieta normal que nos podría mandar cualquier médico, que supuestamente, debería estar al tanto de los avances científicos…

Puedes acceder a la dieta de la zona haciendo clik aquí: http://wp.me/p4X0Ne-1O

Hay un sin fín de dietas, métodos,etc. Sí es cierto que hay otras pocas que a mi juicio y por mi experiencia van bastante bien a nivel de salud y resultados. Las conoceremos poco a poco.

Pero ahora a lo importante. Quiero dar paso al artículo escrito por Carlos abehsera en su blog, donde aporta información que constata lo que dice y yo apoyo.

Es un artículo un poco extenso debido, yo creo, a la gravedad del asunto y la contrainformación que echa abajo un sistema de alimentación que lleva mucho tiempo aceptado y no nos beneficia en nada.

Leyéndolo te darás cuenta de bastantes cosas, incluso, hasta donde llega la incompetencia política. Sí, oíste bien, la política o mas bien, los políticos. Ellos tuvieron que ver en el asunto.

No quiero extenderme más ya que tenéis bastante para leer. Adelante y sacar vuestras propias conclusiones.

Aquí el blog: http://carlosabehsera.wordpress.com/2012/08/13/el-engano-del-siglo-xx/#comment-450

Blog de Carlos Abehsera

La civilización occidental sufre una epidemia sin precedentes de enfermedades cardiovasculares y de diabetes tipo 2 que hace unos cien años eran dolencias prácticamente desconocidas en nuestra sociedad por ser poco habituales. Desafortunadamente, como en muchos otros aspectos de nuestra vida, estas epidemias son producto de la inagotable capacidad de la mayoría de los políticos para estropear todo lo que tocan. En efecto, la recomendación inicial de reducir el consumo de grasas -ese principio que muchos médicos abrazan como la solución a la mayoría de los problemas de salud- no proviene de un estudio científico ni está basada en ciencia reconocida alguna. Al contrario, como descubriremos en este artículo, es la recomendación de un comité político formado por varios senadores norteamericanos y que, más tarde, con la misma poca base científica, dio lugar a la pirámide nutricional que tristemente todos conocemos.

A principios del siglo XX, los médicos no estaban familiarizados…

Ver la entrada original 6.107 palabras más

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s